¿De qué estás hablando en el camino? (Lc 24,17)

9/3/2022
Del 24 al 29 de enero participé de la Escuela Vocacional promovida por los Hermanos Maristas con el apoyo de la CRB Nacional (Conferencia de los Religiosos de Brasil) y la Universidad Católica de Brasilia. Los contenidos abordados fueron: "Ecología Integral y Vida Religiosa: llamados al cuidado", 'Habilidades Socioemocionales en Animación Vocacional: cuidado y sentido de la vida', 'Jóvenes y Derechos Humanos' y 'Proyecto de Vida', fueron presentados por varios asesores con experiencia en Cultura Vocacional. Los contenidos nos invitan a tener actitudes personales para mantenernos vivas, porque somos parte de la tierra. El cuidado y sentido de la vida nos llama a trabajar nuestras emociones y cultivar la inteligencia emocional para acompañar las vocaciones. Al hablar de juventud presenta a las mujeres jóvenes como protagonistas, seres con derechos y sus diferentes perfiles. En el Proyecto de Vida nos habla del autoconocimiento y de las dimensiones psicoafectiva, psicosocial, política, espiritual y técnica.
La Escuela Vocacional para mí fue un momento de grandes descubrimientos, después de las conversaciones con los asesores y el trabajo en grupos me quedé muy pensada en mi misión como Joven Animadora Vocacional, cómo debía ser bueno para poder transmitir mis testimonios a las vacacionadas de la vida. A veces me encuentro como una joven selectiva y acomodada, me abre los ojos para lanzarme a nuevos retos de seguir el paradigma vocacional de acercarme a los jóvenes, conocerlos, escucharlos, sentarme con ellos y revelarlos a Jesucristo que vive en mí. También sentí que estaba en un espacio muy abierto, al principio me sentía un poco excluida porque era algo muy nuevo para mí, pero yo trabajaba en los grupos de intercambio y lo veía como un espacio donde me encontraba muy bien. Mis compañeros de grupo querían escucharme sobre la exposición de los temas y también sobre los nuevos desafíos que estamos viviendo. Fue un espacio muy sagrado donde pude escuchar muchas historias que nos ayudan a orientarnos. Otro momento que me sentí leve fue en nuestros momentos de oraciones, incluso cuando yo quería aprender a tocar la guitarra, porque eran momentos preparados con mucho esmero y me ayudaban a orar. Me sentí muy feliz y agradecida por la oportunidad de haber participado en este rico encuentro.

Maria Júlia da Conceição Souza. Postulante CCV_ VedrunAmerica

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies